Nos gustaría comenzar detallando la información y pasos a tener en cuenta en la planificación del viaje y los aspectos más logísticos una vez allí. No pretendemos ser exhaustivos en cuanto a las muchísimas posibilidades, sino contar nuestra experiencia con el deseo que sea lo más útil posible a otros viajeros.

FECHA DEL VIAJE

Salida: jueves 28 de marzo de 2013.

Regreso: domingo 7 de abril de 2013.

Total: 11 días, 8 noches en Buenos Aires.

Creemos que finales de marzo y principios de abril es una buena época para visitar Buenos Aires, ya que coincide con el inicio del otoño en el hemisferio Sur.

Nos habría gustado poder realizar el viaje antes, para evitar un clima inestable, pero hay que aprovechar las ocasiones. Eso sí, nos encantaría regresar en primavera.

VUELO

Por precio y horario, Alitalia tuvo el honor de llevar a Gizmo Saint-Mark a Buenos Aires. El tiempo de escala en Roma, 1h 40min, tanto a la ida como a la vuelta, fue suficiente para el cambio de terminal y el paso de los controles. Alitalia es una compañía correcta y puntual. Eso sí, todas las comidas que sirvieron fueron infectas.

Y la respuesta es: sí, ¡los Gizmos viajan por la patilla!

ASPECTOS ADMINISTRATIVOS Y DE SEGURIDAD

Para viajar a Argentina desde España como turista, no hace falta en la actualidad ningún visado ni tampoco se recomienda ninguna vacuna al visitar Buenos Aires.

Como siempre hacemos, contratamos un seguro de viaje estándar de dos semanas con “World Nomads”. Precio: 44 €/persona.

TRASLADOS DESDE/A EL AEROPUERTO

La distancia del Aeropuerto Internacional “Ministro Pistarini” (también conocido como Aeropuerto Internacional de Ezeiza, EZE) a la ciudad es de unos 35 kilómetros.

Tras un vuelo de más de 14 horas, decidimos que la mejor opción era tomar una taxi directo al hotel. En viernes, festivo, a las 8 de la mañana y sin in apenas circulación, el trayecto nos llevó poco menos de una hora.

Si piensas tomar un taxi, lo más conveniente es contratarlo en uno de los puestos que hay justo a la salida del control de aduanas, antes de acceder al hall general del aeropuerto. El precio es fijo en función de la dirección de destino. Nosotros preguntamos en tres de las agencias y el precio llegó a variar unos 30 ARS; finalmente contratamos el servicio por 220 ARS (32€). Si, al abandonar la ciudad, encargas el traslado en sentido inverso a la misma agencia, te ofrecen un descuento del 20 por ciento.

Habíamos consultado el precio del traslado en alguna agencia que se anunciaba en la red y los precios eran más caros que el concertado allí mismo. Por lo tanto, no vale la pena realizar la reserva con anterioridad a la llegada. Los taxis a la salida del aeropuerto también son sensiblemente más caros que los que se contratan dentro.

ALOJAMIENTO

La oferta de alojamiento en Buenos aires es muy abundante y con un amplio abanico de precios. La primera duda a despejar, más allá del factor económico, es en qué zona alojarse. Nosotros escogimos los barrios de Palermo y Recoleta por recomendaciones de amigos autóctonos o que ya habían estado allí. Los precios medios eran más caros que en zonas como San Telmo o Microcentro pero, como ya hemos dicho, la oferta es extensa, y al final encontramos lo que se adecuaba a nuestras necesidades y a nuestro bolsillo. En ninguna de estas zonas la seguridad nos pareció un problema. 

tarjhotel2

Hotel en Palermo: HOTEL PALERMO BYS. Dirección: Francisco Acuña de Figueroa 1263.

Precio de la habitación doble estándar para dos personas: 54 euros, desayuno incluido.

En www.rumbo.es encontramos una oferta, con unas tarifas tan rebajadas respecto de otras webs, que escribimos directamente al hotel para confirmar que no habría cargos sorpresa a abonar una vez llegásemos… ¡y no los había! Aquí pasamos las 4 primeras noches de nuestra estancia.

Se trata de un hotel de 4 ó 3 estrellas (según la web consultada). Habitación amplia con decoración moderna estándar y bien insonorizada. Disponía de caja de seguridad, lo cual es esencial cuando viajas con un Gizmo, ya que les encanta meterse dentro y decir que están protegiendo lo que sea, cuando, en verdad, nada más cerrarla puedes oír cómo empiezan a roncar.

Conexión wi-fi gratuita aunque la calidad de la señal dejaba bastante que desear en ocasiones.

El desayuno, tipo buffet, es variado e incluye fruta. Es importante para nosotros no alimentarnos cada mañana de bollería y huevos con bacon.

El hotel permite la entrada de visitantes a las habitaciones.

El trato del servicio fue cordial y atento, especialmente en el check-in, cuando nos dieron una idea de la situación del hotel y de lo que podríamos encontrar en los alrededores. Eso sí, de dicha introducción pareciera que lo más interesante en BsAs son los centros comerciales y las zonas de compras…

La situación, sin ser espectacular, era correcta: la estación de metro más cercana era Medrano, a 10 min a pie, y la Plaza Serrano, centro neurálgico de Palermo, estaba a 15 min.

Hotel en Recoleta: SILEO HOTEL. Dirección: Azcuénaga 1968.

Precio de la habitación doble estándar para dos personas: 74 euros, desayuno incluido.

Para reservas de alojamiento en Buenos Aires, la web www.hoteles.com dispone, en general, de las mejores tarifas con diferencia. A través de esta web efectuamos la reserva del hotel en Recoleta donde pasamos las 4 últimas noches.

Hotel de 4 estrellas. Habitación muy amplia, con decoración moderna, y equipada con fogón (placa eléctrica) y ajuar de cocina que nosotros no utilizamos pero que puede ser útil. La habitación disponía de un balcón grande (un par de sillas y una pequeña mesa) a un patio interior.

Conexión wi-fi gratuita en las habitaciones y lugares comunes del hotel con buena señal.

El desayuno, tipo buffet, es variado e incluye fruta.

El hotel permite la entrada de visitantes a las habitaciones.

La equipación fitness del hotel es más bien pobre: apenas una bicicleta, una cinta para correr y una mini-piscina y sauna (que no utilizamos) en la terraza.

El personal fue muy servicial. Tampoco es que seamos clientes pesados pero, vaya, realizaron un par de llamadas que les pedimos y nos facilitaron buenas recomendaciones de restaurantes en el barrio. El botones que nos acompañó a la habitación se autopresentó como “el cerebro” y se ofreció a resolver cualquier consulta sobre salidas nocturnas, ocio, etc. La verdad, ahora nos arrepentimos de no habernos aprovechado de mente tan portentosa…

La estación de metro más cercana, Pueyrredón, se halla a 15 minutos a pie.

Lo mejor del hotel, a pesar lo que pueda parecer, es su ubicación en el centro neurálgico del barrio y frente al mismísimo “Cementerio de La Recoleta”. Las vistas del cementerio desde la terraza del hotel (¡y también desde algunas de las habitaciones!) sencillamente son inolvidables, un privilegio que aun apreciamos más cuando la guía con que realizamos la visita nos informó de que no existen lugares públicos que ofrezcan vistas del cementerio, salvo la tercera planta del Recoleta Mall, y ¡nada que ver!.

Puedes estar en la piscina, pedaleando sin descanso en la bicicleta estática o saliendo del baño de vapor… y tener las vistas del cementerio. Bonito, sí, pero también da qué pensar, y aquí se puede colocar ahora cualquier frase que os guste: Tempus fugit; Vanitas vanitatum….

GUÍAS (u otro material bibliográfico)

Como de momento no sabemos si a otros bloggers les gustará que los Gizmos los citen, listamos sólo las publicaciones que utilizamos para preparar el viaje y movernos por allí:

guia3– Bao, Sandra; Gleeson, Bridget. “Buenos Aires. Guías de Ciudad”. 4º ed. en español (traducción 6º ed.). Barcelona: Geoplaneta, 2012. 256p. Lonely Planet.

Como la mayoría de las guías Lonely Planet, esta fue muy útil en los detalles prácticos de los lugares turísticos y también en las recomendaciones de restaurantes. En ocasiones las descripciones de los lugares de interés son un poco pobres. A pesar de que no nos pagan nada, es una guía que recomendamos sin duda.

– Petrina, Alberto. “Buenos Aires. Guía de arquitectura”. Buenos Aires – Sevilla: Junta de Andalucia, 1998. 244p.

Se trata de una guía que propone 8 recorridos por la ciudad, centrados en su arquitectura, y que editó el Gobierno de la Ciudad en colaboración con la Junta de Andalucía. El libro es de 1998 y hay que ser consciente de que han pasado 15 años desde entonces, y que la ciudad ha evolucionado; por ejemplo, en la guía apenas se hace referencia a Puerto Madero. Pero se trata de una guía amena, que transmite cariño por la ciudad y gracias a la cual descubrimos lugares que quizás habríamos pasado de largo sin ella.

Si eres aficionado a la arquitectura y al urbanismo, o te encanta pasear a fondo por las ciudades que visitas, deberías intentar compararte esta guía.