LA VISITA
Después del extenuante recorrido por Retiro, y una vez instalados en nuestro nuevo hotel (ver “Datos prácticos”), llegó el turno de “La Recoleta”, un barrio que debe su nombre al convento que los monjes Franciscanos Recoletos instalaron a principios del siglo XVIII, en la que fuese zona de huertas y casa de campo, y que conforma hoy uno de los principales centros culturales, turísticos y de ocio de la ciudad.

IMG_4295
¡Esto sí es una habitación con vistas!

El antiguo convento es el núcleo alrededor del cual creció “La Recoleta”. Una vez expulsados los monjes en 1822, el edificio funcionó sucesivamente como asilo de mendigos, hospital y cuartel, hasta que en 1978 se transformó en el Centro Cultural Recoleta y se destinó a exposiciones, recitales, conciertos y representaciones diversas. La estructura colonial es apreciable junto a las modificaciones realizadas durante la década de los 90.

IMG_4314En el edificio contiguo encontramos la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar, la antigua iglesia del convento; un importante templo colonial en cuya fachada destaca la torre, rematada con una doble espadaña, única en la ciudad, y que en su interior aún conserva retablos e imágenes originales.

IMG_4325Pero el corazón del barrio y lo que convierte en parada obligatoria en cualquier visita a Buenos Aires es el Cementerio de la Recoleta. Situado en el antiguo huerto del convento, en 1822 se transformó en cementerio y en 1881 fue remodelado por encargo del intendente Torcuato de Alvear. El Cementerio, todavía en activo, se considera, con razón, uno de los más importantes del mundo, tanto en materia arquitectónica y artística, como por la relevancia de sus “residentes” (héroes de la independencia, presidentes de la República, escritores, científicos, artistas). La entrada al cementerio es libre y existen visitas guiadas GRATUITAS organizadas por el Gobierno de la ciudad, muy interesantes, y con una duración de poco más de una hora.

IMG_9151 IMG_4335

Pasear por él es hacerlo por una verdadera ciudad de los muertos: en sus calles y avenidas (¡ocupa 5,5 hectáreas!) se pueden encontrar todo tipo de monumentos funerarios de muy diversas épocas, desde modernos cubos de mármol negro con puertas de vidrio semejantes a cajeros automáticos de último diseño a elaborados mausoleos art deco repletos de esculturas y enrejados.

IMG_4638 IMG_4329

IMG_4324¡¡Decir que la visita vale la pena es quedarse corto!!  Eso sí, aviso a navegantes: aquellos que puedan impresionarse con facilidad deberían pensárselo. Parece ser que es costumbre en Argentina y otros países en Sudamérica dejar los ataúdes a la vista. Es decir, que los cajones no están ni enterrados ni cubiertos por lápidas. En muchos casos las puertas enrejadas y las ventanas de los mausoleos dejan ver las cajas sin problemas. A esta costumbre hay que añadir que, al ser la mayoría de mausoleos privados, no todos se encuentran en le mismo estado de conservación, y de hecho hay algunos semi-derruidos y cubiertos de maleza y telarañas, con las cajas apiladas en su interior, que parecen sacados de la novela de terror gótica más delirante.

IMG_4321 IMG_4330

IMG_9166
Mejor no quedarse aquí de noche…

Tal vez tengáis una pregunta…. resulta que en el interior de los ataúdes el cuerpo está encerrado en un cajón metálico sellado, así que en realidad visitando el cementerio os encontraréis rodeados de momias deshidratas…. JU JU JU (efecto sonoro: risa malévola y diabólica, ¡absolutamente terrorífica!) 

Como ya hemos comentado, hay mucho figurón descansando hasta el Día del Juicio, pero la tumba más célebre de todas es la de Eva Perón y la historia de su cadáver, increíble.

El 22 de noviembre de 1955, durante la dictadura que derrocó a Perón, y por orden del dictador al mando del país, el General Aramburu, un comando secuestró el cadáver de Eva Perón. Durante meses, el cadáver permaneció dentro de una camioneta aparcada en distintas calles de Buenos Aires y en depósitos militares, hasta que finalmente Aramburu decidió sepultarlo clandestinamente, en Milán.

IMG_4332
Si quieres, puedes ser vecino de Evita

IMG_4648En 1971, el General Lanusse, dictador por entonces del país, después del asesinato de Aramburu, ordenó devolverlo a Perón, exiliado en Madrid. En 1974, la organización guerrillera Montoneros secuestró el cadáver de Aramburu con el fin de canjearlo por el de Evita. Ese mismo año, ya muerto Perón, su viuda decidió traer de vuelta el cadáver de Eva, y lo ubicó en la quinta presidencial. Mientras tanto, el gobierno comenzó a proyectar el Altar de la Patria, un mausoleo gigantesco que albergaría los restos de Juan y Eva Perón y todos los próceres argentinos. Estos planes se frustraron en 1976, cuando la nueva dictadura militar en el poder entregó el cadáver de Eva Perón a la familia Duarte, que dispuso que ésta fuera enterrada en la bóveda que su familia posee en el Cementerio de la Recoleta, donde se encuentra desde entonces.

Las idas y venidas del cadáver de Evita inspiraron un cuento de Rodolfo Walsh, titulado “Esa mujer”, que habrá que leer.

Como nota curiosa a la visita, la bóveda al lado de la de la familia Duarte estaba a la venta, así que por 50.000 dólares, si alguien se anima, puede ser vecino de Evita por los restos…

IMG_9174

IMG_4352
Florialis Generica y facultad de Derecho

Fuera del Cementerio, las plazas que rodean el conjunto constituyen un extenso marco verde desde el alto de la barranca hacia el bajo, donde se ubican, entre otros, el marciano edificio de la Biblioteca Nacional, el Museo Nacional de Bellas Artes, la fea mole de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y el curioso “Palais de Glâce“. Este último albergó una pista de patinaje sobre hielo entre 1911 y 1921 y, más adelante, fue transformado en salón de baile de tango, el primero en la zona alta de la ciudad, y solo después de que el tango se pusiera de moda, cómo no, en París. Actualmente se destina a sala de exposiciones (la entrada es gratuita).

Desde el puente que une el Museo con la Facultad por encima de la Av. Presidente Figueroa Alcorta se disfrutan de unas interesantes vistas de la zona.

Quizás rememorar antiguas pistas de patinaje y salones de baile de tango nos dio hambre, así que nos acercamos a “El Sanjuanino” , en donde nos zampamos unas buenas empanadas y un bifé no tan bueno…

GIZMO TE CUENTA
Llamadme Edgar Allan Gizmo, porque voy a contaros una historia de terrooooor que sucede un un cementerio de Buenos Aires….. ¡¡Es broma!! A los Gizmos Viajeros lo único que nos da terror es quedarnos sin chocolate.

¡El Cementerio de La Recoleta me encantó! pero no entiendo esta vanidad por querer darse relumbrón hasta después de muerto, ¿postureo post-morten?

IMG_4301 IMG_4340

Entre esculturas y mini-edificios, algunas bóvedas estaban abiertas y se podía ver su interior a través de las telarañas… ¡daba un yuyu! Me pareció un sitio genial para jugar al escondite pero los papas no me dejaron… Lo que no saben es que, de noche, mientras dormían, como el hotel daba al cementerio, convencí a Gizmo Quilombo para escaparnos y salir a investigar por allí.

Juguéis al escondite o no, ¡os lo recomiendo!

ALGO MÁS
IMG_4355De las numerosas y variadas esculturas que pueblan los parques y plazas de Recoleta, nos quedamos con Floralis Genérica y con el monumento que rinde homenaje al General Alvear.

La primera es una imponente escultura en acero inoxidable y aluminio, de 18 toneladas de peso y 20 metros de alto, donada a la ciudad por su autor (Eduardo Catalano). Parece que sus pétalos se abren de día y se cierran de noche, pero no fue un espectáculo que presenciásemos para poder confirmar que efectivamente funciona.

Por su parte, el monumento al General Alvear fue realizado por un discípulo de Rodin, que tardó diez años en concluirlo. Sobre una plataforma se levanta un pedestal de 13 metros de alto realizado en granito lustrado y coronado por una figura ecuestre de bronce. En los ángulos de la base se alzan cuatro estatuas alegóricas de la Libertad, la Victoria, la Fuerza y la Elocuencia.

GIZMO-VALORACIÓN

gizmogizmogizmoCementerio La Recoleta

gizmogizmoPaseo por Recoleta

IMG_4649 IMG_4327