Avión

Esta sección es muy fácil de resumir: ¡sed previsores y flexibles con las fechas!

Usando los típicos buscadores os podréis hacer una idea de los precios. Os recomendamos compararlos siempre con los de la compañía aérea por si existe el ahorro en la comisión de gestión.

Nosotros volamos con Emirates, escala en Dubai, con llegada a Osaka y vuelta desde Tokyo por menos de 600€ en clase económica.

Las comparaciones son odiosas, pero el precio, la comodidad, el trato y los servicios (comida, entretenimiento, boarding…) de Emirates son infinitamente superiores a los de Alitaia, con quien volamos a Buenos Aires unos meses antes.

Una curiosidad: el amanecer en el vuelo de ida nos pilló sobrevolando el Himalaya, ¡sólo por esa visión vale la pena el viaje!

Tren

¡¡SHINKANSEN!! Es la primera palabra que a muchos les viene a la mente cuando suman Japón + tren. Sí, el tren-bala mola mucho (¡a los Gizmos les encanta!) para recorrer el país de una punta a la otra, pero hay dos elementos que hacen el viaje mucho más fácil:

HYPERDIA + Japan Rail Pass

El primero es la web para conocer TODOS los horarios de los trenes y los precios de los desplazamientos. Útil es decir poco.

El segundo es el bono que os permite utilizar las líneas de tren que atraviesan el país… ¡pero aquí hay truco!

la foto (2)
Shinkansen

Suponemos que si no tenéis un itinerario claro y/o si vais sobrados de pasta lo más fácil es adquirir un JR-pass que cubra toda la estancia (7-14-21 días consecutivos), teniendo en cuenta que debe comprarse (exchange order) en el extranjero antes de la llegada, sea por internet o en persona en una agencia autorizada. Nosotros acudimos a la agencia  “H.I.S. travel” en Barcelona.

Una vez en Japón, en los principales aeropuertos y estaciones de tren, se canjea el exchange order por el JR-pass en sí mismo, un tríptico de cartón enorme ¡que debes cuidar como oro en paño! Según los Gizmos, para ser Japón un país que va tan de moderno, este sistema es bastante cutre…

Casi se nos olvida: aunque canjees el exchange order no es necesario que el JR-pass empiece a funcionar ese mismo día, puedes pedir que se active en la fecha que quieras. Así nosotros lo canjeamos al llegar a Osaka pero pedimos que su validez se iniciase una semana más tarde.

Con el pase en mano pueden reservarse los trenes gratuitamente. No reservamos ningún trayecto pero recomendamos hacerlo en los más “importantes”:  tuvimos algún contratiempo con el traslado Hiroshima-Tokyo al estar los trenes muy llenos pero, vaya, nada que una sonrisa falsa y ser super pesados con la taquillera no pudiese solucionar.

IMG_6572
Llegar al Monte Koya incluye un funicular de ascenso vertiginoso

Como el recorrido estaba muy claro ¡contra viento y marea! optamos por una solución diferente a un JR-pass general de tres semanas, y sólo lo adquirimos por 7 días.

Existen pases JR regionales y también abonos de diferente duración para otras líneas de trenes de distintas compañías no-JR. Pensad que algunas de estas opciones sólo son para extranjeros y que deben adquirirse antes de llegar a Japón.

JR-WEST Rail Pass: si pensáis recorrer la región de Kansai tal vez aquí encontréis una opción más económica que el JR-Pass. Nosotros adquirimos el Kansai WIDE Area Pass y lo activamos (su funcionamiento es igual al JR-pass general y lo compramos también en la misma agencia de viajes de Barcelona) al aeropuerto de Osaka para poder realizar el traslado a Kyoto.

Kansai Wakayama-Pass: este pase permite llegar desde Osaka al Monte Koya y moverse con los autobuses entre los diferentes pueblos de la ruta del Kumano Kodo. El precio del pase, comparado con los transportes individuales, es ridículo. Nosotros lo compramos directamente en la estación de Namba en Osaka.

Como veis, existen muchas opciones, y con una ruta más o menos clara y un poco de búsqueda por internet (a los Gizmos les encanta informarse sobre los viajes), pueden ahorrarse unos cientos de €€€.

IMG_8057
Nuestros pases

Bus

En nuestro viaje utilizamos pocas veces el autobús entre diferentes ciudades, tan solo para movernos por los pueblos de Wakayama. Fueron recorridos de no muchos kilómetros pero bastante largos, por ejemplo Koyasan-Tanabe o Yunomine-Tanabe.

No desesperéis: las carreteras serpenteantes que atraviesan las montañas brindan unas vistas espectaculares de los bosques. El problema es cuando llevas a un Gizmo asomado a la ventanilla que no para de decir que ha visto Totoros en los árboles cada 5 minutos.

Encontraréis toda la información sobre las rutas, los horarios y los precios en la completa web turística sobre el Kumano Kodo.

la foto (4)
Gizmo Quilombo asomado a la ventanilla

Transporte urbano

En Kyoto tomamos metro y bus, pagando los billetes de manera puntual o utilizando en alguna ocasión pases de todo el día. Todo depende de cómo organices tu recorrido y si vas a caminar por un área determinada o vas a moverte browsianamente. En Kyoto calculamos que si sólo utilizas el autobús o sólo utilizas el metro, necesitas hacer 3 desplazamientos mínimos para que salga a cuenta el pase diario. Si combinas bus y metro, necesitarás hacer 6 desplazamientos para que salga a cuenta.

IMG_5960
Estación de tren de Kyoto

La red de transporte urbano en Tokyo es una locura inmensa. En algunas líneas se puede utilizar el JR-pass y seguro que existen bonos por días o varios viajes, pero en ese punto los Gizmos Viajeros lamentan no poder ayudaros.

Solo un consejo pequeñín, app: “Tokyo Metro Subway”, de mxData Ltd, te permite conocer off-line cómo ir de una estación a otra con una estimación del tiempo y recorridos alternativos, e incluye diferentes mapas de la red de metro y trenes urbanos. A los Gizmos todo lo que sea táctil les mola, así que son los reyes del iPhone y del iPad.

IMG_7358
El Monte Fuji visto desde el Shinkansen Osaka-Tokyo