Seguimos con los consejos logísticos antes de empezar a explicar cada uno de los lugares que visitamos. Hoy le toca al alojamiento.

Cuando realizamos un viaje como éste, en el que vamos a estar desplazándonos constantemente, lo que nos gusta es tener una ruta más o menos establecida, pero poder llegar a un lugar y, en función de lo que encontremos, decidir cuánto tiempo queremos dedicarle.

En esta ocasión, el asunto fue un poco más difícil de manejar que en otros viajes por varias razones:

  • RESERVA: Si viajas por tu cuenta, existen muchas dificultades para realizar las reservas de los alojamientos. La mayoría de los hoteles no contestaron los emails que les enviamos ni los formularios de reserva a través de sus webs. Muchas veces llamábamos por las tardes y nos respondían que solo atendían reservas por la mañana; en fin, un poco kafkiano…
  • OCUPACIÓN: No sabemos como será viajar a Irán en otra época del año pero abril es temporada alta de turistas extranjeros, así que muchos establecimientos estaban completos.

DSCN2629

Teniendo en cuenta esta situación, los consejos de los Gizmos Viajeros son:

  • No fijéis un itinerario cerrado. No constriñáis vuestra ruta en base a guías o blogs (¡ni siquiera éste!), ni mucho menos a la disponibilidad de los hoteles con los que hayáis podido contactar desde fuera de Irán.  De un modo u otro siempre encontraréis donde pasar la noche.
  • Lista abierta. Nosotros viajamos siempre con una lista de los alojamientos que a priori nos parecen más atractivos por una u otra razón, pero con actitud flexible por si surgen nuevas opciones.
  • Ser insistentes. Aunque puede parecer una locura, según cómo contactéis con el hotel o quién os atienda en la recepción, os darán una habitación o aceptarán vuestra reserva. No desesperéis, puede ser que por teléfono os digan que no y cuando os presentéis allí 30 minutos más tarde os den una habitación magnífica.
  • Agencia local. Parece que uno de los problemas de no aceptar reservas telefónicas (de viajeros independientes) es debido a la imposibilidad de realizar el pago por adelantado, así que utilizar una agencia local de viajes para reservar puede ser una buena opción.

IMG_8995

IMG_8993

Dicho esto, la lista de los establecimientos donde nos alojamos:

1. KERMAN: Hotel Akhavan (akhavanhotel@yahoo.com)

  • DSCN0995Precio: 1.600.000 riales por noche (aproximadamente, 38 euros) por una habitación doble con baño, desayuno y cena incluidos.
  • Reserva: A su favor, fue el único hotel con el que conseguimos contactar, y reservar, mediante correo electrónico desde Barcelona, si bien tardan unos cuantos días en contestar y tuvimos que reenviar el correo varias veces.
  • Localización: Situado en una avenida amplia y concurrida a unos 2 kilómetros del bazar. El camino hasta el “centro” es asumible a pie pero no muy interesante y, recorrido una vez, en las siguientes ocasiones mejor tomar un taxi.
  • Habitación: Nos dieron una habitación en la planta baja con ventana al patio/parking. A pesar de la situación, muy tranquila y sin ruido. Amplia y limpia, disponía de nevera y aire acondicionado. No había conexión wi-fi en la habitación.
  • Instalaciones: El hotel está bien conservado. El comedor en el “sótano” tiene pinta de cantina de hospital, pero enseguida te olvidas de la decoración. En el hall hay conexión wi-fi.
  • Comida: Aquí fue donde descubrimos el sentido de “average iranian” con el que se describen los desayunos de los hoteles en muchas críticas, y que significa: zumo de bote, café o té, pan (una especie de roti o pan ácimo), mantequilla, mermelada y huevo (frito o hervido). Cualquier cosa que os sirvan de más, será toda una sorpresa. La tarifa del Akhavan incluye la cena, y la verdad es que fue una estupenda sorpresa: variada, abundante y bien rica. Nos sirvió para tomar contacto con la cocina iraní más allá del kebab.
  • Personal: Amable y resolutivo, enfocado al turista extranjero. En recepción nos organizaron las excursiones y los transportes y también nos proporcionaron varios consejos sobre la ciudad y qué visitar. Fue el único lugar donde nada más llegar nos sacaron un mapa y nos señalaron el hotel y los lugares de interés sin necesidad de preguntar; un pequeño detalle pero que revela una proactividad en el servicio.
  • Valoración general de la relación calidad/precio: Altamente recomendable por su situación, instalaciones, personal y por incluir una cena capaz de dejar a un Gizmo con la barriguita feliz. Creemos que la relación calidad/precio es buena.

DSCN0994

2. YAZD: Hotel Fahadan

  • Precio: 2.300.000 riales por noche (aproximadamente, 54 euros) por una habitación doble con baño, desayuno incluido.
  • Reserva: Tras una peregrinación por diferentes hoteles llegamos al Fahadan, donde una dubitativa recepcionista (sí tengo, no tengo, tengo por dos noches, por tres noches, por una noche, espera que atiendo el teléfono y ahora hago ver que no existes… sorpresa, sigues aquí… no tengo…. me lo pienso…. vale, sí) terminó por darnos habitación.
  • DSCN1493Localización: Frente a la conocida como “Prisión de Alejandro”, en el centro de la ciudad antigua y abriéndose a una pequeña plaza, la situación del hotel es estupenda. Para tomar un taxi hay que salir a una de las nuevas avenidas o hacer que lo llamen desde el hotel.
  • Habitación: Habitación y baño de tamaño correcto, limpios y con una decoración “tradicional” que no oculta la modernidad del hotel. Disponía de aire acondicionado, nevera y teléfono pero no podían realizarse llamadas al exterior (¿para qué está entonces?). La cobertura de la señal wi-fi dentro de la habitación era pobre. Situada en el primer piso, nuestra habitación daba al patio central del edificio; durante el día podía ser un poco ruidoso, pero más allá de las 11 p.m. el lugar quedaba desierto. Un detalle pintoresco: la puerta no tenía cerradura sino un candado y cuando estabas dentro podías encajar la puerta pero no cerrarla “con llave”.
  • Instalaciones: El hotel pertenece a la cadena Mehr, que dispone de una serie de edificios históricos restaurados y utilizados como hoteles o restaurantes. El Fahadan es una gran casa tradicional que se articula alrededor de un par de patios y en dos pisos. El patio central, donde se halla el restaurante y zona de desayuno está totalmente cubierto por una lona, y es ideal para tomar un té a media tarde. Visitamos la azotea, que dispone de mesas y sofás, pero que no funcionaba durante nuestra estancia, y nuestra opinión es que hay mejores vistas de los tejados de Yazd desde otros lugares.
  • Comida: El desayuno fue el mejor de todos los alojamientos de Irán, mucho más variado que el “average iranian”, ya que disponía de cereales, yogurt, embutido y zumo y fruta frescos. Cenamos una noche en el hotel y la carta y la calidad no pasan de estándar.
  • Personal: Aquí viene lo peor… Casi nadie habla inglés, tan sólo algunas personas de la recepción. Los camareros ni lo hablan ni hacen el mínimo esfuerzo por comprenderte o comunicarse: “water” es como pronunciar en klingon. La barrera del lenguaje podría ser superable o perdonable si existiese un interés por el servicio pero, sin paliativos, son unos inútiles. Ni supieron (o quisieron) hacernos la reserva del autobús a Shiraz, obligándonos a desplazarnos por nosotros mismos a la estación a unos 6 kilómetros del centro;  ni tampoco fueron capaces de ayudarnos a reservar nuestro siguiente alojamiento. Atención a la situación increíble: dado que no se puede usar el teléfono de la habitación (eso nos dijeron) pedimos al recepcionista que llamase a un par de hoteles en Shiraz. Este recepcionista se limitaba a levantar el auricular y pronunciar una frase, tras lo cual aseguraba que no había disponibilidad en los hoteles que le indicábamos. Escamados por la duración increíblemente breve de las llamadas, probamos nosotros mismos con nuestro teléfono móvil ¡e hicimos la reserva sin problemas en el mismo hotel supuestamente lleno!
  • Valoración general de la relación calidad/precio: A pesar de la buena situación y las instalaciones el personal hace que la estancia no sea agradable. No recomendamos el hotel. Respecto al precio, un poco alto, ya que si quieren dar esa impresión de hotel-boutique de calidad debería vigilar a sus empleados, no solo en cuanto a la formación si no también en cuanto a la higiene… ¡el alerón de alguno cantaba “La Traviata”!.

3. SHIRAZ: Hotel Eram

  • IMG_8850Precio: 1.900.000 riales por noche (aproximadamente, 45 euros) por una habitación doble con baño, desayuno incluido.
  • Reserva: Realizamos la reserva por teléfono el día antes de la llegada sin ningún problema.
  • Localización: Situado en la avenida Zand, vía principal de la ciudad, a 10 minutos caminando de la ciudadela y del bazar.
  • Habitación: Nos dieron una habitación en el ala nueva del hotel. Amplia, limpia y moderna. Disponía de señal wi-fi, aire acondicionado y nevera.
  • Instalaciones: Instalaciones, en general, no muy nuevas pero conservadas; tal vez el lugar había conocido tiempos de esplendor, pero ahora es básicamente funcional.
  • Comida: Desayuno “average iranian” con el intento de zumo de naranja más artificial y venenoso que recordamos. Ademas de mantequilla y mermelada también tenían una “crema de cacao” que a Gizmo no le pareció tan mal.
  • Personal: Los recepcionistas, un grupo de chicos jóvenes, hablaban inglés perfectamente. Dispuestos a ayudar, nos organizaron la excursión a Persepolis y nos aconsejaron una agencia cuando vieron que no conseguíamos alojamiento en Isfahán.
  • Valoración general de la relación calidad/precio: Tal vez no pase a la historia como el mejor hotel en Irán pero su situación y su funcionalidad, así como su relación calidad/precio, lo convierten un una opción más que recomendable para alojarse en Shiraz.

IMG_8848

4. ISFAHÁN: Hotel Ebn-e Sina (Tel: +98 311-4454708-9)

  • Precio: 1.400.000 riales (aproximadamente, 33 euros) por una habitación doble con baño, desayuno incluido.
  • Reserva: Realizamos la reserva a través de Pars Tourist Agency en la avenida Zand de Shiraz. De nuevo, Messi y el Barça nos ayudaron a hacer la conversación más fluida.
  • Localización: Situado en uno de los callejones que salen de Ebn-e Sina St., el hotel se encuentra a 5 minutos caminando de la Mezquita del Viernes (Masjed-e Jameh) y de una de las entradas del bazar. En un primer momento puede parecer que está en un dédalo intrincado de callejuelas pero no es tan complicado, y el único problema puede venir por la lerdez o la mala fe del taxista de turno (o de las dos cosas al mismo tiempo).
  • Habitación: Habitación de tamaño estándar y un poco espartana; digamos que funcional y medianamente cómoda. Aire acondicionado y nevera. No disponía de señal wi-fi en la habitación.

IMG_8886

  • Instalaciones: El hotel es un edificio nuevo con unos acabados un poco chapuceros; parece que se les ha ido el presupuesto en las pinturas doradas que adornan todas las paredes de los pasillos y las puertas de las habitaciones. Hay señal wi-fi en el hall y en el comedor. Por desgracia, no fue hasta la última noche que descubrimos (ya que el camarero nos arrastró, literalmente, escaleras arriba) la magnífica terraza del hotel, con servicio de cafetería por la noche (no sabemos si por la tarde) y unas vistas fantásticas de la ciudad con la Mezquita del Viernes y el Minarete de Ali en primer término y los edificios de la plaza del Imán al fondo. Sólo por estas vistas, vale la pena.
  • Comida: Desayuno “average iranian”.
  • Personal: Las dos chicas que atendían la recepción hablaban un correcto inglés y fueron de gran ayuda a la hora de organizar el traslado a Kashan. Un personal amable y deseoso de complacer.
  • Valoración general de la relación calidad/precio: En un primer momento no encontrar ninguna referencia del hotel en internet nos causo desasosiego y al llegar cuando aún no había amanecido, nos pareció que estaba un poco escondido. Tras el primer día nos dimos cuenta que era una buena opción de alojamiento y toda una suerte haber ido a parar allí. Lo recomendamos. A Gizmo le encantó toda la decoración de las paredes: tanto dorado y tantos príncipes y princesas lo tenían embobado. Por no hablar de la terraza y sus vistas increíbles…

DSCN2328

DSCN2421
Maravillosas vistas de la terraza de nuestro hotel en Isfahán

5. KASHAN: Manouchehri House

  • DSCN2463Precio: 3.000.000 riales por noche (aproximadamente, 71 euros) por una habitación ¡sixtuple! con baño, desayuno incluido.
  • Reserva: Paseando por  Isfahán, conocimos a una de las chicas que trabaja en la recepción, nos preguntó cuál era nuestro siguiente destino y, al contestar que Kashan, se ofreció a buscarnos una habitación en el hotel. ¡Tuvimos una suerte increíble!
  • Localización: En el centro de Kashan y “perdido” entre unos cuantos callejones, a 5 minutos en taxi de las casas tradicionales restauradas y a 5 minutos caminando del bazar.
  • Habitación: Fantástica, sin paliativos. Una habitación inmensa para seis personas con comedor y sala de estar, situada en el semi-sótano donde en el pasado se hallaba la bodega y la zona de “verano” de la vivienda. La restauración es magnífica y la decoración, elegante y sobria. Aire acondicionado, nevera con mini-bar, Nespresso. No disponía de señal wi-fi.
  • Instalaciones: Tal vez el hotel más hermoso en el que nos hemos alojado. La elegante restauración de la casa tradicional, el patio con las rosas y el estanque, los iwan donde descansar a la sombra… Todo era serenidad en este lugar tan acogedor. Las zonas comunes disponen de wi-fi para enviar fotos a tus familiares y amigos que les provoquen la envidia más exacerbada.

DSCN2466

DSCN2469

  • Comida: El desayuno es correcto, una versión de calidad del “average iranian”. La carta para almuerzos y cenas no es extensa pero la comida es francamente buena y el precio no es ningún disparate.
  • Personal: Aquí intentamos ser objetivos, pero dado que hicimos amistad con una de las empleadas y que nos trataron estupendamente no podemos más que decir que el personal es excelente. También nos gestionaron sin problemas la reserva del hotel en Teherán.
  • Valoración general de la relación calidad/precio: Somos conscientes que el precio que pagamos no se corresponde con la realidad del hotel; aun así os lo recomendamos como un lujo en vuestro viaje. Gizmo Samurai todavía suspira cuando se lo recuerdas y comenta: “era taaaaan bonitooooo”.

DSCN2533 DSCN2540

6. TEHERAN: Hotel New Naderi

  • Precio: 2.500.000 riales por noche (aproximadamente, 59 euros) por una habitación doble con baño, desayuno incluido.
  • Reserva: Realizamos la reserva telefónicamente a través de la recepción del hotel en Kashan.
  • Localización: Situado en una calle perpendicular a Jomhuri-ye Eslami Av. y a dos minutos de la Embajada Rusa, en la zona sur de la ciudad. No es una zona super excitante pero tampoco nos pareció un desastre.
  • Habitación: Habitación antigua pero limpia, amplia, con aire acondicionado y nevera. Disponía de conexión wi-fi.

DSCN2622

  • Instalaciones: El tiempo se detuvo en el hotel allá por los 60-70s. El hall es lo más retro que hemos visto nunca y la piscina vacía componía una estampa un pelín inquietante. Más allá del frikismo, es sitio es correcto.
  • Comida: “Average iranian” con un poco de fruta, que no está mal.
  • Personal: Hombres gruñones de unos sesenta años que cuando no atendían la recepción se sentaban a ver los discursos interminables de los clérigos líderes de la nación. No tuvimos ningún problema, pero no te daban buen rollo.
  • Valoración general de la relación calidad/precio: Habíamos leído que la calidad/precio de los hoteles en Teheran era mala comparada con el resto del país, y lo confirmamos. Si no te vas a estar más de una o dos noches, este hotel puede ser una opción, pero la verdad es que no volveríamos.
DSCN2625
Vista de los montes Elburz desde el hotel de Teherán

DONDE NO NOS ALOJAMOS….

Hay dos establecimientos donde no nos alojamos a pesar de que lo intentamos, y creemos que se merecen un comentario:

1. Caravanserai Zein-o-Din, Yazd

Situado a unos 60 kilómetros a las afueras de Yazd, este caravasar ofrece alojamiento y la posibilidad de pasar la noche en un verdadero “hotel del desierto” restaurado. Una experiencia a priori más que interesante…

Sin embargo, nuestra experiencia no fue muy buena. Llegamos con nuestro conductor desde Kerman y pedimos ver las habitaciones, con la intención de alojarnos. La construcción tiene una forma circular, alrededor de un patio central. Empezaron enseñándonos las “habitaciones” del interior, que no pasan de ser unas plataformas de piedra separadas por cortinas en un largo y oscuro pasillo, con los colchones en el piso, sin baño. Cuando ya habíamos pensado en aceptar nos llevaron al patio, donde nos enseñaron las habitaciones que dan al mismo, con camas “occidentales”, luz natural y una pequeña zona exterior (donde pensábamos pasar la tarde, ya que el patio central no dispone de asientos o una sombra donde cobijarse) aunque tampoco tienen baño. Aquí empezó el lío, dijimos que preferíamos alojarnos allí, no hubo ningún problema por parte de quien nos estaba atendiendo, pero después, cómo no, apareció otro miembro del staff y dijo que no, que sí, que tal vez… y, al final, que no. Cuando contestamos que o en las habitaciones exteriores o no nos alojaríamos, nos informaron que en ese caso tampoco nos darían de almorzar y que debíamos pagar el “tour” por el lugar.

Ahí fue cuando nos sentimos muy mal tratados y timados, no por el precio de las “entradas” (50.000 riales cada uno) sino por los modos del personal. Los Gizmos esperan que el lugar se les llene de Gremlins…

DSCN1359

2. Hotel Abbasi, Isfahán

Hotel de lujo con un servicio del quinto mundo. Intentamos de todos los modos posibles ponernos en contacto con ellos, a través de emails y del formulario de su web, sin resultado. Cuando llamamos por teléfono una vez llegados a Irán, lo primero fue informarnos de que solo atendían las reservas de 10:00 a 14:00 y cuando llamamos a esa hora la respuesta fue que no había habitaciones. Ya en Isfahán, decidimos ir a tomar algo a la “famosa” cafetería del patio terraza del Abbasi y, de paso, nos acercamos a la oficina de reservas, haciendo ver que nos interesaba una habitación. La respuesta que obtuvimos fue que no había habitaciones libres para las fechas que pedíamos ni para ninguna otra que propusiéramos. Cuando preguntamos: “¿Cuándo tienen habitaciones?”,  la respuesta fue: “No hay libres”. Increíble…

Por si fuera poco, el servicio de la cafetería del patio era lento y antipático y la carta, un asco. No se nos ocurre un lugar peor…

IMG_8992