¡UN DESASTRE!

¡UN DESASTRE! ¡Los papas son un verdadero desastre! ¡No se han ocupado de nuestro blog en un montón de tiempo! No han acabado de explicar el viaje a Irán, y ya hace dos años de eso…

Y no será porque no hayamos tenido aventuras…

Viajamos a Chengdu y abrazamos un panda. Llegamos hasta la capital del País de las Nieves y nos colamos en el Palacio de Potala (¡qué nombre tan divertido!). Atravesamos los Himalaya y descubrimos algunos de los paisajes más extraordinarios que hemos visto nunca a más de 5000 metros de altura. Dormimos en el campamento base del Everest mientras buscábamos a nuestro primo Yeti. Cruzamos a pie la frontera a Nepal y caminamos durante horas por rutas enfangadas y puentes colgantes para llegar a Katmandú y ver desfilar a la Kumari.

Visitamos Extremadura, tierra de exploradores. También pasamos un invierno en la Serra de Tramuntana. ¡Y hemos sido peregizmos en el Camino de Santiago!

La decepción que tuvimos al enterarnos que el postre nacional de Macedonia no es una ensalada de frutas sólo la pudimos superar a orillas del lago Ohrid.

Nos emborrachamos un pelín en la región vinícola de Georgia… ¡pero es que veníamos de hacer caminatas muy duras por el Cáucaso!

Dirigimos las mejores orquestas del mundo en el Festival Enescu de Bucarest y lo celebramos explorando todos sus cafés y hartándonos de pastelitos. Meses más tarde, en un solo viaje, pasamos de las cervecerías de hipsters y los food-trucks en Williamsburg a intentar hacer surf en las playas de San Diego (¡y eso que el viaje fue por motivos de trabajo!).

Vivimos en medio de un decorado de Blade Runner en las lluviosas calles de Hong Kong y nos reímos mucho con el kitsch de los casinos de Macao.

Seguro que olvidamos algunas de nuestras aventuras pero es que, además, el 2015 nos tuvo de los más ocupados. ¡Tuvimos que planificar una boda! Ya sabéis lo que nos gusta a los Gizmos organizar fiestas, y ésta fue muy especial…

Pero una boda no está completa sin una luna de miel y, como buenos Gizmos Viajeros, convencimos a nuestros legalmente casados papas para que nos llevaran al viaje más largo que hemos hecho nunca. Fueron cinco semanas durante las cuales recorrimos Sudáfrica y Tanzania, enfrentándonos a mil y un desafíos.

Queremos contaros nuestras experiencias por el África del hemisferio Sur, ¡y no vamos a parar hasta que este blog se ponga al día!

Los próximos posts: Gizmo-safari en Tanzania… si crees que el Rey León era guay, ¡espérate a lo que viene!

DSC_0285_3