Vamos a seguir compartiendo algunos consejos para viajar al norte del Perú, en este caso logísticos, fruto de nuestra experiencia allí durante diciembre de 2016. Esperamos que os sirvan si es que os decidís a visitar esta región increíble.

TRANSPORTE

Perú es un gran país y un país grande, pero también uno de esos lugares donde la distancia se mide en tiempo. No debes preguntar “a qué distancia” sino “cuánto se tarda”.

Todas las ciudades que visitamos disponían de aeropuertos pero en la mayoría de casos decidimos movernos en autocar por varias razones:

  • Acostumbrados a los precios de las “low cost” europeas o asiáticas, los vuelos internos en Perú nos parecieron caros.
  • El transporte en autocar está muy extendido y existen grandes compañías con muy buenas flotas y precios asequibles.
  • Viajar durante la noche permite ahorrar un alojamiento y deja más tiempo para visitar los diferentes destinos.

Las grandes compañías de autobuses disponen de sus propias terminales, así que es necesario estar muy seguro de con quién se viaja y desde dónde se sale.

Otro punto importante son las paradas durante el trayecto. En los tres desplazamientos los buses no pararon NUNCA. En dos de ellos había servicio higiénico pero en el tercero, nada, ¡así que os recomendamos no beber demasiado antes de viajar!

Dicho esto, nuestros traslados fueron:

  1. Lima – Chiclayo

Una vez llegados desde Barcelona y sin salir del aeropuerto internacional de Lima, tomamos un vuelo interno operado por LATAM Airlines.

No tuvimos ningún problema pero los 130 euros por persona por un trayecto de apenas una hora resultaron excesivos, teniendo en cuenta que compramos el billete con meses de antelación.

  1. Chiclayo – Chachapoyas

Traslado nocturno con Movil Tours (10 horas). Nos pareció una buena compañía, con autocares seguros y muy cómodos. Compramos el billete a través de su web y lo recogimos, sin problemas, en su estación de autobuses. Elegimos el servicio ejecutivo VIP, con asientos-cama (160°), almohada, manta, atención de tripulante a bordo, cena, calefacción y servicios higiénicos.

  1. Chachapoyas – Cajamarca

Traslado nocturno con Virgen del Carmen por la carretera que une ambas ciudades vía Celendín (12 horas). Compramos los pasajes a través de la agencia Turismo Explorer.

Habíamos leído cosas contradictorias sobre esta carretera: peligrosa, curvas, abismos, paisajes espectaculares… así que esperamos a llegar a Chachapoyas para tomar una decisión. Allí todo el mundo nos dijo que la carretera era segura y que no se producían accidentes.

Al viajar de noche no podemos opinar sobre el paisaje, no sabemos si es precioso o aterrador… ¡ojos que no ven, corazón que no siente!

El autobús era el más antiguo y convencional de los que tomamos; sólo había una categoría pero después del Gran Vilaya estábamos tan agotados que no tuvimos problema para echarnos un buen sueño.

  1. Cajamarca – Trujillo

Tercer y último traslado nocturno con Transportes Línea (7 horas). Compramos el pasaje en la oficina de la compañía en la Plaza de Armas de Cajamarca.

El más moderno de todos los autobuses. El servicio VIP incluía asientos-cama, almohada, manta, snacks y servicios higiénicos.

  1. Trujillo – Lima

Vuelo también operado por LATAM Airlines, resultó incluso más caro que el primero, saliendo la broma por 165 euros por persona para un vuelo de menos de una hora. El mismo día del desplazamiento, en la oficina de LATAM en Trujillo, nos gestionaron sin ningún recargo el adelanto del vuelo de la noche a la tarde.

ALOJAMIENTO

A la hora de escoger un hotel, somos bastante fieles a “Booking”, “Hoteles” y “Tripadvisor”.

Los “agraciados” con la presencia de los Gizmos Viajeros fueron:

Hotel limpio y confortable, sin ningún encanto especial pero con una conveniente ubicación en una gran avenida a menos de diez minutos a pie de la Plaza de Armas. Buen desayuno. A pesar de que al registrarnos informamos de que la tarjeta andina de migración para turistas internacionales había sido derogada, al salir, la misma recepcionista, pretendió cobrárnosla, sin avisarnos, lo que nos pareció feo. Precio por noche: 54€ (con desayuno).

El hotel ocupa una casa tradicional con una ubicación perfecta en la Plaza de Armas pero no lo recomendamos. La casa adolece de falta mantenimiento, la habitación era pequeña y muy fría, sin calefacción. Tuvimos que reclamar que colocaran una pieza de vidrio que faltaba en la ventana. A media tarde no había agua caliente. Al intentar pagar con tarjeta de crédito intentaron cobrarnos un suplemento del 5 por ciento. Precio por noche: 28€ (sin desayuno).

Sabíamos que los alojamientos durante el trekking por el Gran Vilaya iban a ser precarios (¡no imaginábamos cuánto!), así que en Cajamarca y Trujillo nos dimos el gusto de alojarnos en dos de los mejores hoteles de ambas ciudades. El Costa del Sol Cajamarca disfruta de una ubicación excepcional en la Plaza de Armas, ¡adosado a la mismísima catedral! (de hecho, era el único edificio que por estilo desentonaba en la bellísima plaza). Hotel limpio, con instalaciones correctas. Lo peor: el desayuno, sin zumos naturales y con escasa variedad de fruta. Precio por noche: 70€ (con desayuno).

Con una ubicación inmejorable en la Plaza de Armas, este precioso hotel en una casona restaurada ha sabido combinar el confort de los huéspedes con la conservación de la arquitectura colonial de la casona. Personal atento (fue el único hotel con el personal al tanto de la derogación de la tarjeta andina) y buenas instalaciones. En nuestra opinión, les falta un gesto personalizado con los clientes, que mejore la relación calidad / precio. Precio por noche: 90€ (con desayuno).

Pequeño y agradable hotel boutique en Miraflores, las habitaciones son amplias con un diseño básico pero cuidado. Zona común pequeña pero acogedora. El trato por parte del personal fue agradable. Como aspectos más negativos: el desayuno, un tanto escaso, y la deficiente insonorización de las habitaciones. Para nuestra estancia de una sola noche en Lima fue una opción adecuada por la localización (junto a la Avenida Larco, a la altura del Parque Kennedy) y el servicio. Precio por noche: 69€ (con desayuno).

AGENCIAS

Preferimos viajar siempre por libre. En esta ocasión, no nos parecía ni factible ni seguro visitar el “Gran Vilaya” por nuestra cuenta, y por ello contratamos los servicios de una agencia. En Chiclayo, Cajamarca y Trujillo también contratamos los servicios de diversas agencias para realizar tours de un día.

  1. Chiclayo
  • Para la visita a Chaparrí, contactamos con ACOTURCH (Asociación para  la conservación y turismo de Chaparrí), la comunidad que gestiona el sitio, y que nos organizó el transporte y el tour. El coste por derecho de ingreso fue de 10 soles por persona, el servicio de guía, 50 soles en total, y el transporte, 170 soles. Salió algo más barato que contratar el tour con una agencia (tampoco demasiado), pero al menos fue a parar todo a la comunidad.
  • Con Moche Tours Chiclayo realizamos el tour de un día a Huaca Rajada, Túcume y Museo Tumbas Reales de Sipán. El precio de 50  soles por persona  incluyó transporte y guía. Las entradas son adicionales  y costaron en total 26  soles por persona; también el almuerzo, que costó 30 soles por persona. Desde Chiclayo, lo más conveniente es contratar un tour de un día con una agencia para visitar los lugares de interés; con otra base, Túcume y el Museo Tumbas Reales seguramente los habríamos visitado por nuestra cuenta. El factor que hizo que nos decidiéramos por esta agencia, además de las opiniones en tripadvisor, fue que, en vez del Museo Brunning, incluía Túcume, que nos llamaba más la atención. La guía fue excelente.
  1. Chachapoyas

Para el tour de varios días por el Gran Vilaya, contactamos con varias agencias (Turismo Explorer, Amazon Expedition, Chachapoyas Trip Adventures y Amazon Trek). No todas aparecen en el “Directorio nacional de prestadores de servicio turístico” del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, así que vale la pena asegurarse con el organismo oficial de Información Turística de Perú porque todas exigen el pago por adelantado del 50 por ciento del precio del tour.

Nos decidimos por Turismo Explorer tanto por las opiniones mayoritamiente positivas que encontramos en tripadvisor como por la respuesta que dio y el precio que fijó.

Los lugares visitados durante el trekking son espectaculares, pero el servicio de la agencia no pasa de correcto.

Nuestro guía era un chico joven, bien preparado y con una preocupación genuina con la conservación de los sitios y del entorno natural, aunque consideramos que tendría que haberse ocupado mejor de nosotros en determinadas circunstancias (por ejemplo, en el incidente en Choctamal que explicaremos en seguida). Todos los conductores fueron excelentes.

Nuestro mayor problema fue con algunos de los alojamientos durante el recorrido. En el valle de Belen contábamos con que el alojamiento sería básico, pero encontramos algo que rozaba lo inaceptable: una cabaña de adobe en un estado de conservación lamentable, sucia, sin luz ni agua, sin letrina y, además, “ocupada” por miembros de la comunidad que tuvieron a bien cedernos el cuarto que hace las veces de almacén para que nos instalásemos.

El alojamiento el segundo día fue en una más que aceptable casa de huéspedes en El Congón. El tercer y último día la agencia, alegando que el pueblo de Maria, que era el que constaba en el programa, estaba completo, nos enchufó en la buhardilla de un restaurante en Choctamal regido por una impresentable. Al quejarnos, nos llevaron a Maria, que estaba muy lejos de la plena ocupación y donde el alojamiento era infinitamente mejor.

Realizar el trekking es muy recomendable, la agencia puede resultar problemática, así que recomendamos repasar a fondo el programa en Chachapoyas, asegurarse que se va a ofrecer lo contratado y plantarse a la mínima sospecha de intento de tomadura de pelo.

  1. Cajamarca

Contratamos con Mega Tours tanto el tour de la mañana a Cumbemayo como el de la tarde a Ventanitas de Otuzco. El tour a Cumbemayo seguramente lo repetiríamos tanto por las ruinas del canal pre-incaico como por el “bosque de rocas” por el que caminamos. El tour a Otuzco no vale la pena… para nada. Antes de llegar a Otuzco, hay que pasar por una fábrica de quesos (nadie de la fábrica se digna a explicar el proceso de producción), un “jardín” de hortensias (el huerto de mi abuela es más completo) y varias tiendas de souvenirs baratos e idénticos. Por si fuera poco, el guía era un brasas trasnochado… Nuestra recomendación es que si tenéis interés en visitar Otuzco, alquiléis un taxi. ¡Ahorraréis dinero y, sobre todo, tiempo!

  1. Trujillo

Realizamos con Colonial Tours el tour “Full day completísimo”. Nos pareció una agencia seria y el guía que nos asignaron, un buen profesional.