ALOJAMIENTO

Dos puntos a destacar:

  • Positivo: Abundante oferta en un rango de precios amplísimo.
  • Negativo: La peor relación calidad-precio que hemos encontrado en ninguno de nuestros viajes.

A continuación os detallamos los hoteles en los que nos alojamos, pero un resumen de la experiencia sería:

  • En lugares como Monterey, San Luis Obispo, Santa Barbara, Flagstaff o Lee Vining, al disponer de coche propio, no es necesario alojarse en el centro de la población (si es que existe un centro tal y como lo entendemos en las ciudades europeas). Un motel de carretera es suficiente.
  • Dentro de los parques nacionales el alojamiento es caro pero vale la pena por su situación, si bien la oferta gastronómica suele ser mala y cara.
  • La experiencia en los hostales (San Francisco y Venice Beach) fue desastrosa. Si quieres una habitación privada con baño, es mejor buscar otro tipo de establecimiento, por ejemplo un motel.
  • En Los Angeles volveríamos a alojarnos en West Hollywood pero buscaríamos un hotel más modesto, ya que el precio pagado no compensó el plus obtenido.
  • Si duermes en Las Vegas, un hotel-casino temático parece inevitable para vivir la experiencia (y por la facilidad de acceso al Strip).
  • En San Francisco, no volveríamos a alojarnos en downtown. La oferta en otras zonas (nos gustaron Mission y Castro) es escasa, pero daríamos una oportunidad a los B&B o los apartamentos airbnb.

Monterey: Lone Oak Lodge

Motel en las afueras de Monterey, a 10 minutos en coche del embarcadero. Fácil acceso desde la carretera. Personal amistoso. Habitación espaciosa, confortable y limpia. Wifi y aparcamiento gratuito. 

Repetiríamos.

San Luis Obispo: Rose Garden Inn

Correcto motel en las afueras de San Luis Obispo, un tanto avejentado (la afición norteamericana a la moqueta no ayuda). Fácil acceso desde la carretera. Quizás porque llegamos habiendo anochecido, pero la primera impresión no resultó acogedora. Habitación confortable y limpia. Cuenta con piscina al aire libre. Wifi y aparcamiento gratis. Contundente diner al lado (Margie’s Diner). 

Repetiríamos.

Santa Barbara: The Presidio

Situado en una de las principales avenidas de Santa Barbara, desde allí se puede llegar a pie al centro histórico y de ocio. Fácil acceso desde la carretera. Personal amistoso. Habitación confortable y limpia. Wifi y aparcamiento gratis. Dispone de bicicletas. El precio nos pareció excesivo.

No repetiríamos.

Los Angeles: Samesun Venice Beach

Hostal con una ubicación aceptable para visitar Venice beach. Dejamos el coche en el tercer aparcamiento que probamos, y aún nos sorprende que siguiera allí a la mañana siguiente, visto el ambiente que se adueñó de la zona al anochecer. La habitación privada con baño es pequeña, incómoda y sucia: cama blanda, ni una pastilla de jabón en el baño, sábanas con manchas y temperatura de la habitación que no puede controlarse (dormimos con tres mantas en pleno septiembre). El personal, joven y sin capacidad para resolver problemas, ni demasiado interés en intentarlo. En resumen: tal vez valga la pena alojarse en el dormitorio comunitario, compartiendo baño, a cambio de pagar poquísimo; más allá de eso, es una estafa.

No volveríamos en la vida.

Los Angeles: Grafton On Sunset

El alojamiento más caro de todo el viaje. Hotel situado cerca del Strip de Sunset y de West Hollywood, a donde se puede llegar caminando pero con una pendiente muy incómoda. Personal despistado y no muy eficiente. Pequeña piscina con un hipotético servicio de bar que no funciona. Habitación amplia, limpia y moderna. Lo peor del hotel son los cargos ocultos, por ejemplo: parking de pago muy caro (imposible moverse sin coche), “amenities” irrenunciables como “impuesto” del hotel (poco elegante que no esté incluido en la tarifa).

No volveríamos ni lo recomendaríamos.

Flagstaff: Sleep Inn Flagstaff

Seguramente el alojamiento con la mejor relación calidad-precio de todos los que probamos. Personal amable. Habitación suficientemente espaciosa, confortable y limpia. En cuanto a las instalaciones, destacar que no hay ascensor (el hotel tiene una planta) y sí piscina climatizada. Wifi y aparcamiento gratis. El único en el que el desayuno, que fue correctísimo, estaba incluido.

Repetiríamos.

Gran Cañón (south rim): Maswik Lodge

El más económico de los alojamientos (no camping) en Grand Canyon Village. Habitación en edificio modular austera y avejentada cuyo precio desorbitado sólo se justifica por la increíble ubicación. Las opciones de comer en las instalaciones del hotel son pésimas y la señal wifi sólo funciona, muy intermitentemente, en la recepción.

Seguramente sí volveríamos.

Gran Cañón (north rim): Kaibab Lodge

Cabañas rústicas, pequeñas y sencillas, a media hora en coche del centro de visitantes de Grand Canyon (north rim). El personal es muy amistoso y da buenos consejos; en el restaurante se come de fábula a precios razonables. Sin wifi, teléfono o televisión. Un entorno remoto para desconectar, y leer un rato junto al fuego del edificio principal con algo alcohólico en la mano antes de dormir.

Sí volveríamos, aunque preferiríamos alojarnos dentro del parque nacional.

Las Vegas: Luxor Hotel and Casino

¡El noveno hotel más grande del mundo! Situado en uno de los extremos del Strip, que puede recorrerse a pie desde allí. Uno de los hoteles-casino temáticos donde reina el kitsch y el bullicio, aunque nada de esto llega a las habitaciones, que son tranquilas. Habitación estándar muy amplia y cómoda pero ¡sin nevera! No utilizamos el resto de instalaciones. Check-in eterno (una hora de cola), aparcamiento de pago (en el que nos robaron el mapa de carreteras de California), restaurantes malos y caros. No volveríamos a alojarnos allí, aunque los Gizmos no paran de repetir que han dormido dentro de una pirámide, y cuando vayamos a Egipto no sabemos cómo vamos a convencer a sus hermanos de que ellos no pueden hacerlo…

Hay demasiados alojamientos en Las Vegas como para repetir.

Lee Vining: Lake View Lodge

Buena localización para acceder a Yosemite por Tioga Road. Habitación espaciosa, confortable y limpia. Aparcamiento gratis. Muy mala señal de wifi. Buenas opciones para comer en las inmediaciones.

No tendríamos problema en volver.

Yosemite: Half Dome Village

El más económico de los alojamientos en Yosemite Valley. Amplia y espartana cabaña con una localización dramática al abrigo de una de las paredes graníticas del valle justo bajo Glacier Point. Personal tirando a borde. Opción de almuerzo terrible y, para la cena, buffet de comedor universitario. Al menos los Gizmos, que hicieron guardia las dos noches, aseguran que vieron pasar un montón de osos…

Repetiríamos.

San Francisco: USA Hostels San Francisco

Hostal-residencia de estudiantes. Estancia en habitación privada con baño; tamaño minúsculo. Edificio antiguo. Mal comunicado con el transporte público. Muy caro para lo que se ofrece.

Nunca más volveríamos.

San Francisco: Axiom Hotel San Francisco

Hotel con instalaciones modernas en el downtown. Hay quien considera que la ubicación es ideal en cuanto a la comunicación pero a nosotros la zona no nos gustó nada: desangelada, sin vecinos, llena de indigentes. Personal amistoso. Habitación suficientemente espaciosa, limpia y elegante.

No volveríamos a alojarnos en downtown.

DESPLAZAMIENTOS

Alquilamos un coche al salir de San Francisco, y lo devolvimos en la misma ciudad 16 días después. Lo hicimos a través de AVIS; las gestiones fueron fáciles, tanto por internet como en la oficina.

Recorrimos 4.500 kilómetros en total, sin incidentes. Las carreteras estadounidenses por lo general están en buen estado y muchas de ellas cuentan con el aliciente de ser panorámicas, con lo que la conducción es muy agradable. El precio de la gasolina variaba bastante entre los estados y las poblaciones; hay que llegar a los parques con el depósito lleno.

Para no perdernos, nos llevamos el GPS de casa (un tomtom de toda la vida), descargando la última actualización de los mapas de carretera, y no tuvimos ningún problema. El extra que pedía AVIS por alquilar allí el aparato era excesivo.

Ya hemos comentado que la parte que más nos gustó del viaje fueron los parques nacionales y los paisajes naturales, así que si regresásemos a la zona nos plantearíamos otro tipo de transporte. Tal vez una pequeña caravana con la que acampar dentro de los parques y tener cierta autonomía a la hora de comer. No hemos hecho los números pero fijo que el aumento en el alquiler y la gasolina se compensa con el ahorro en los alojamientos y las comidas…

Transporte público en San Francisco: la Ciudad de la Bahía, además de sus emblemáticos tranvías, dispone de una buena red de transporte público. Si disponéis de conexión a internet en el teléfono, os aconsejamos descargar la app de “MUNI” (la agencia de transporte público) y, a través de ella, comprar y activar los billetes para cada uno de los transportes. Nosotros hicimos cuentas y optamos por pagar los billetes puntualmente.

ACTIVIDADES

Parques nacionales

Las entradas a los parques nacionales se pagan puntualmente por vehículo, pueden tener una duración de un día o varios.

Si va a visitarse más de uno, la mejor opción es comprar un pase anual (en nuestro caso 80$).

Según el ranger (super enrrollado) que nos lo vendió, en la parte posterior de la tarjeta se pueden autorizar dos firmas, lo que significa que nuestro pase (con una sola firma “gastada”) podríamos dárselo a algún amigo que vaya a USA antes de que caduque y utilizarlo. ¡Un chollo!

Tour en helicóptero por el Gran Cañón

Lo contratamos con Papillon Grand Canyon Helicopters. No es una actividad barata pero en cuanto el cañón apareció ante nosotros, nuestras dudas se disiparon de un plumazo, incluso si te toca sentarte en medio.

No podemos más que recomendar esta agencia. Habíamos contratado el vuelo de las 17:30 pero, como llegamos a la terminal a las 16:00, nos ofrecieron adelantarlo a las 16:30. Y no sólo eso, sino que nos pasaron de la excursión de 25-30 minutos que habíamos contratado ¡a la de 40-50 minutos! ¡Inolvidable!

_DSC0638

Tour a las Channel Islands

Contratamos un tour a las Channel Islands (con Santa Barbara Adventure Company) que incluía kayak y tiempo para caminar por una de las islas. El día antes de la actividad, recibimos un correo alertándonos de que el mar se preveía agitado, y preferimos cancelar. No pusieron ningún problema y al cabo de pocos días nos habían reembolsado el dinero pagado por adelantado. Nos quedamos con ganas de visitar las islas, y el día que lo hagamos volveremos a recurrir a esta agencia.

DOCUMENTACIÓN

Al haber estado en Irán en el 2014, no pudimos beneficiarnos del ESTA (programa de exención de visados) y tuvimos que solicitar un visado, para lo cual es necesario concertar una entrevista con la embajada de EEUU en Madrid.

La entrevista duró menos de cinco minutos. Para nuestra tranquilidad, allí mismo se nos confirmó que no habría ningún problema en la obtención del visado, que, por cierto, tiene una vigencia de 10 años (así que volveremos a EEUU unas cuantas veces en los próximos años: ¡hay que amortizar la inversión!).

Gizmito, que se había preparado a fondo para resistir un duro interrogatorio de una sosías de Carrie de “Homeland”, y no tuvo ocasión de desplegar sus armas de seducción masiva, se llevo un pequeño chasco…

COMUNICACIÓN Y CONECTIVIDAD

En nuestros viajes anteriores, habíamos utilizado las conexiones wifi de hoteles, restaurantes y demás pero teniendo en cuenta la duración del viaje y que pensábamos estar desplazándonos constantemente optamos por comprar una tarjeta SIM pre-pago. ¡Os lo aconsejamos!

Las principales compañías (AT&T y T-Mobile) ofrecen productos especiales para turistas con duración de tres o cuatro semanas: suelen incluir un montón de datos así como sms (¿quién los usa?) y llamadas nacionales ilimitadas, pero no llamadas internacionales (alternativa: facetime o whatsapp). No hay más que darle una ojeada a sus webs.

No realizamos ningún trámite previo a la llegada. En cuento pusimos los pies en San Francisco, justo en la salida del metro encontramos una tienda de AT&T, y allí nos atendieron perfectamente.

Una vez estás conectado a la red pudimos optimizar las rutas comprobando el estado del tráfico (Google Maps) o buscar la mejor opción para comer o cenar (Google, Tripadvisor, Yelp, Opentable).

_DSC0426