Hace cinco mil años la civilización egipcia elaboró una de las narraciones sobre el origen del universo y de la propia humanidad más complejas de la antigüedad y, como testimonio de ese pensamiento, legó algunos de los monumentos, sobre todo tumbas, más prodigiosos jamás construidos por el hombre (por mucho que hoy en día algunos sigan abonados a la teoría de la ayuda extraterrestre… y también por mucho que unas adorables criaturitas peludas se atribuyan los méritos).

Aquella civilización pudo surgir gracias a la presencia de un río mítico cuyo curso lento y majestuoso recorre el país de sur a norte: el Nilo.

Con la llegada de los musulmanes, la capital se trasladó a El Cairo, una ciudad gigantesca y fascinante que, gracias a la importancia histórica y cultural que desde entonces ha desempeñado, atestiguada en sus innumerables mezquitas y monumentos, es el corazón del mundo árabe, su punto de referencia.

En los últimos tiempos, Egipto ha sido noticia por su inestabilidad, que ha ahuyentado a los turistas occidentales, pero a los Gizmos otra noticia, no de primera plana, captó su atención: la de los rutilantes descubrimientos arqueológicos que aún hoy se producen.

Seguros de descubrir como mínimo la cuarta pirámide de Giza, hacia Egipto nos arrastraron…

_DSC0990
Abu Simbel, ¡todo para nosotros!

La ruta

Nuestro viaje, del 23 de marzo al 8 de abril de 2018, fue el siguiente:

DÍA VISITAS NOCHE
1 Vuelo BCN – Cairo ­– Asuán. Llegada a medianoche Asuán
2 Asuán Asuán
3 Excursión a Abu Simbel, Kalabsha y Philae Asuán
4 Crucero Asuán – Luxor: Kom Ombo Crucero
5 Crucero Asuán – Luxor: Gebel el Silsila Crucero
6 Crucero Asuán – Luxor: Edfu y El Kab Crucero
7 Luxor (llegada a mediodía): Valle de los Nobles, Ramesseum y Templo de Seti I. Por la noche, Templo de Luxor Luxor
8 Excursión a Abydos y Dendera. Por la tarde, Museo de Luxor Luxor
9 Luxor: Valle de los Reyes, Templo de Hatshepsut y Medinet Habu Luxor
10 Luxor: Valle de las Reinas, Valle de los Artesanos y Templo de Karnak Tren nocturno
11 Excursión a Dahshur, Memfis y Saqqara Giza
12 Pirámides de Giza Cairo
13 Cairo islámico Cairo
14 Cairo islámico Cairo
15 Cairo islámico Cairo
16 Museo Egipcio, Cairo copto y Zamalek Cairo
17 Vuelo Cairo – BCN BCN

En general, estamos satisfechos con la distribución de los días. Quizás podríamos haber agrupado Dahshur, Memfis, Saqqara y Giza en un día, y quitándole también uno a Luxor o Cairo, haber pasado dos días en Alejandría, pero tampoco lo lamentamos. ¡Es un destino denso y preferimos dejar tiempo para asimilar lo que vemos!

Inicialmente, habíamos previsto, el día de la excursión a Dahshur, Memfis y Saqqara, dormir en el oasis de El-Fayum, visitar el Valle de las Ballenas el día siguiente y llegar a dormir a Giza, pero unas semanas antes la agencia canceló la excursión por motivos de seguridad, y decidimos quedarnos en El Cairo.

Está claro que por mucho que nos apetezca conocer un destino, si percibimos un riesgo real para nuestra seguridad, vamos a dejarlo para otra ocasión. Después de informarnos, nos pareció que Egipto se podía visitar, y que Asuán y Luxor en particular no presentaban mayores riesgos. Allí confirmamos que, a fecha del viaje, las únicas zonas “prohibidas” son el Sinaí y los oasis del desierto.

_DSC0587
Ramesseum

Asuán

Asuán es la última gran ciudad en el sur de Egipto, ya en territorio nubio. Su patrimonio, ciertamente interesante, no puede competir con el de Luxor o el Cairo, pero la ciudad lo compensa con el encanto de su ubicación, a la altura de la primera catarata del Nilo y con diversas islas entre las dos orillas.

Por no hablar de los grandes monumentos nubios de las cercanías, con Abu Simbel a la cabeza, salvados de quedar sumergidos bajo las aguas a raíz de la construcción de la presa de Asuán gracias a una legendaria operación de rescate patrocinada por la UNESCO que demostró que la humanidad, cuando quiere, también es capaz de lo mejor.

Para nosotros fue un punto de partida ideal: por un lado, el ambiente relajado de la ciudad nos ayudó a aclimatarnos al país y, por otro, el viaje tuvo un crescendo continuo.

Recomendamos pasar en Asuán dos días, uno para la ciudad y otro para visitar algunos de los principales monumentos nubios, como Abu Simbel, Philae o Kalabsha.

_DSC0115
Philae

Crucero por el Nilo

¡Todo un clásico en cualquier viaje a Egipto! Para nuestro primer crucero, escogimos una dahabiya, una embarcación con sólo seis camarotes, que nos pareció que brindaría una experiencia más auténtica y personalizada que los mastodónticos cruceros.

¡La elección no pudo ser más acertada! Navegar por el Nilo en una embarcación que ha estado en la región de una forma u otra por cientos sino miles de años es una experiencia emocionante. También, a diferencia de los cruceros, las dahabiyas no tienen restricciones en cuanto a la hora de llegada a los sitios y el tiempo de que disponen los pasajeros para visitarlos. Por último, su tamaño les permite llegar a sitios imposibles para los cruceros. Sí, no tienen piscina, ¡pero es que nosotros nos bañamos en el Nilo! ¡Supera eso!

El trayecto Asuán – Luxor dura un día menos que en sentido inverso, ideal para nosotros, que no hubiéramos aguantado mucho más esta forma pausada de viajar…

_DSC0408
Los cruceros grandes no pueden atracar aquí

Luxor

A Luxor a menudo se la describe como el museo al aire libre más grande del mundo, pero nada te prepara para el esplendor de los monumentos que han sobrevivido de la antigua Tebas. Es sencillamente apabullante, y podrías pasar días y días descubriendo este extraordinario lugar.

Lo más increíble es que en muchos de los templos y tumbas estuvimos solos, o prácticamente solos, sintiéndonos como se debieron sentir los viajeros del siglo XIX o principios del XX.

La ubicación también aquí es muy hermosa, con el Nilo fluyendo entre la ciudad moderna, con el Templo de Luxor dominando el skyline, y las necrópolis de la orilla oeste respaldadas por la escarpada ladera de la montaña.

Recomendamos pasar en Luxor un mínimo de tres días, incluyendo uno para la excursión a Abydos y Dendera.

_DSC0882
Templo de Hatshepsut

El Cairo

Superpobloada, sofocante, contaminada, ruidosa, sucia: la primera impresión de El Cairo no resulta ciertamente seductora y puede invitar a salir huyendo. Si embargo, quien tenga paciencia para explorar la ciudad, que a veces da la impresión de seguir anclada en la Edad Media, será recompensado con una de las ciudades más apabullantes desde el punto de vista histórico y cultural del mundo, como reflejan sus esplendorosos monumentos fatimíes, mamelucos y otomanos.

Y, como colofón, las pirámides de Giza y la Esfinge…

Recomendamos pasar en El Cairo un mínimo de cuatro días, incluyendo uno para la excursión a Dahshur, Memfis, Saqqara y Giza.

_DSC0885
Mezquita de Muhammad Alí

Los alojamientos

Asuán: Nubian Holiday House Aswan

Villa familiar situada en la orilla oeste del Nilo, muy cerca del embarcadero y de las Tumbas de los Nobles.

La casa está construida en estilo nubio con una gran cúpula, y habitaciones confortables y limpias con bóvedas y paredes gruesas. Las vistas desde la terraza son sensacionales, y tanto el desayuno como la cena, muy sabrosos.

Nos pareció un alojamiento lleno de encanto, con una excelente relación calidad/precio, en un entorno rural y tranquilo pero bien comunicado.

_DSC0155
Alojamiento nubio en la orilla oeste de Asuán

Luxor: Al Hambra Hotel

También en la orilla oeste, a menos de 10 minutos del ferry, en una zona humilde pero segura y tranquila. Muy buena base para visitar por tu cuenta todos los monumentos de ambas orillas, especialmente los de la orilla oeste.

Habitación tipo apartamento básica, pero espaciosa y limpia. Conexión wifi intermitente.

El manager es muy hospitalario y nos dio algunos buenos consejos sobre cómo organizar las visitas, aunque los tours que ofrece, sin guía, cuestan más del doble que si te buscas por tu cuenta un taxista de la zona.

_DSC0971
Vistas desde la terraza desde nuestro hotel en la orilla oeste de Luxor

Giza: Great Pyramid Inn

La primera impresión desde la calle es bastante descorazonadora: una estrechísima fachada y un lobby en el que apenas caben dos personas porque el espacio se lo lleva la escalera que conduce a las plantas superiores.

Arriba, la cosa mejora notablemente. Habitaciones espaciosas y confortables; vale la pena pagar por una habitación con balcón: ¡pocas veces disfrutarás de unas vistas tan increíbles!

Las vistas desde la terraza del restaurante son todavía mejores. La comida del restaurante es sabrosa pero un poco cara comparada con otros restaurantes de Egipto (aunque tal vez sea la media de una zona tan turística). Por el contrario, el desayuno es muy mediocre.

El personal es amable pero con un trato demasiado informal. Tuvimos un problema con la primera habitación (¡la ducha no estaba terminada!) y nos cambiaron a otra como si nos hicieran un favor.

Consejo: hay una entrada al complejo de Giza a 2 minutos, pero allí no venden las entradas para el interior de las pirámides, hay que ir sí o sí a la entrada principal.

_DSC0203
Una habitación con vistas nunca fue más cierto

El Cairo: Steigenberger Hotel El Tahrir

Hotel grande situado en la plaza Tahrir, el centro neurálgico de El Cairo, a menos de 5 minutos del Museo Egipcio y del metro.

La localización es buena además para visitar la ciudad antigua, que queda a 30-45 minutos a pie, pero en la zona no abundan los restaurantes y cafeterías aceptables.

La habitación es espaciosa y limpia.

Las zonas comunes dejan que desear: la piscina es muy pequeña y el bar-cafetería, junto al hall, muy transitado.

El hotel no es un lugar para descansar: las habitaciones no están aisladas ni para el terrible ruido del tráfico de la ciudad ni entre sí. Además, no hay ningún lugar tranquilo en las zonas comunes. La ciudad puede ser frenética, visitarla todo el día, cansado; si quieres llegar al hotel y relajarte, este hotel no es la mejor opción, aunque dudamos que alguno en la zona lo sea, y menos por un precio tan competitivo.

Lo peor fue el personal de recepción: lento, ineficiente y descuidado. No está a la altura de la imagen de cadena internacional que quieren proyectar.

En definitiva, para una estancia de unos cuatro días, el hotel puede tener un pase, gracias a sus precios competitivos y a su ubicación, que permite llegar a pie a la ciudad antigua. Para una estancia más larga, y puesto que en El Cairo no parecen haber descubierto el concepto de hotel-boutique, de volver, optaríamos por alquilar un apartamento en Zamalek.

_DSC0329
Steigenberger Hotel El Tahrir

Las actividades

Aswan Individual – Daily Tour

Contratamos esta agencia antes de llegar a Egipto para realizar la excusión a Abu Simbel, Kalabsha y Philae.

Sus precios son imbatibles comparados con los de otras agencias con las que también contactamos. Pensamos que habría gato encerrado pero todo fue como la seda: el trato por email y teléfono fue fácil, el servicio de conductor y guía (Asem), excelente. En definitiva, es todo lo que se espera de este tipo de actividades: puntualidad, eficiencia, trato amable, buena información, sin agobio. 

Muy recomendable.

Djed Egypt Travel

Contratamos con esta agencia tanto el crucero por el Nilo como las excursiones a Abydos y Dendera, y a Dahshur, Memfis y Saqqara.

Respecto del crucero, ya hemos comentado que recorrer el Nilo en una dahabiya fue una experiencia fabulosa, y recomendamos esta agencia cuyo servicio fue impecable: el encanto de la embarcación, el buen estado de los camarotes, la excelente cocina, la profesionalidad de todos los miembros de la tripulación, el buen hacer del guía… todo contribuyó a hacer del crucero una experiencia memorable.

En cuanto a las excursiones de un día, no volveríamos a contratarlas con la agencia. Una vez allí, el precio cobrado fue excesivo, y además son dos excursiones (sobre todo la de las pirámides), que se pueden hacer sin guía, basta con el conductor.

_DSC0316
Dahabiya de Djed Egypt Travel