En nuestro primer bazar en Uzbekistán, dejamos que Gizmorino pusiese a prueba sus habilidades comerciales; eso sí, antes nos aseguramos de que no se había apoderado de la tarjeta de crédito.

A la hora lo encontramos en una de las tiendas, rodeado de dependientes que lo agasajaban con té y pastas mientras le enseñaban un montón de alfombras y suzanis.

-¿Os gustan los regalos para mis hermanos?- preguntó.- Por cierto, os he cambiado por 20 camellos…

Lo sacamos de ahí como pudimos, repitiendo con cara de bobos Asalam Alaikum Asalam Alaikum y llevándonos la mano derecha al corazón compulsivamente…

-¡Ya está bien! No me dejáis hacer las compras… ¡Se van a enterar, no me queda otro remedio que seguir los pasos de Ghengis Kan y Amur Timur!¡Que este país se prepare para resurgir de la mano de Gizmorlano!

Os presentamos al temible conquistador de las estepas:

Gizmorlano!

La ruta

Uzbekistán es el corazón monumental de la Ruta de la Seda, la vasta red de vías comerciales que durante siglos conectaron China con Occidente. A través de ella fluyeran no sólo mercancías como la seda y otros textiles, especias, cereales, pieles o piedras preciosas; sino también conocimientos, ideas, costumbres y creencias. Al compartirse y difundirse a lo largo de estas rutas, el intercambio marcó el desarrollo de idiomas, religiones y culturas, y provocó un profundo impacto histórico y cultural.

Plaza del Registán en Samarcanda

Nuestro itinerario por el país, del 7 al 24 de junio de 2019, fue la siguiente:

VISITASNOCHE
1Vuelo BCN – TaskentTaskent
2Llegamos por la tarde a TaskentTaskent
3TaskentTaskent
4TaskentTaskent
5Tren a Kokand. Por la tarde, visitamos KokandKokand
6Coche para visitar Rishtan y Marg’ilonKokand
7Coche para visitar Andiyán. Por la tarde, tren a TaskentTaskent
8Avión a Nukus. Visitamos Mizdakhan y el Museo SavitskyNukus
9Coche a Jiva. En ruta, visitamos las fortalezas del desiertoJiva
10JivaJiva
11Por la mañana, visitamos Jiva. Por la tarde, tren a BujaráBujará
12BujaráBujará
13BujaráBujará
14Coche a Samarcanda. En ruta, Sitori-i-Mokhi Khosa, Vobkent y GijduvonSamarcanda
15SamarcandaSamarcanda
16SamarcandaSamarcanda
17Coche para visitar Shahrisabz. Por la tarde, tren a TaskentTaskent
18Vuelo Taskent – BarcelonaBarcelona

Tras regresar del viaje, no nos parece una mala ruta; aun así, queremos proponer algunas consideraciones:

  • Hay vuelos internacionales en Samarcanda, por lo que podríamos haber aterrizado en Taskent y regresado desde Samarcanda sin ser necesario un recorrido circular.
  • Lo mejor del viaje fueron las tres míticas ciudades de Samarcanda, Bujará y Jiva. Su visita justifica de sobras un viaje, aunque sea más corto que el que nosotros realizamos y se centre sólo en ellas. En este sentido, creemos que fue una buena decisión dejarlas para el final, ya que así el viaje tuvo un cierto crescendo.
Jiva
  • Nukus y las fortalezas del desierto son lo siguiente que añadiríamos en una recomendación de ruta.
  • Taskent y el valle de Fergana son lugares interesantes pero que no justifican un viaje por sí solos. Dos días en cada sitio es suficiente para visitar las principales atracciones turísticas, aunque el valle de Fergana, la región más tradicional y convulsa del país, una visita más “sociológica” que “monumental”, necesita más tiempo del que nosotros le dedicamos.
Kokand

Para que empecéis a tener una idea sobre los lugares…

Taskent, la capital del país, suele usarse como puerta de Uzbekistán y poco más, pero a nosotros nos pareció una ciudad agradable, con los mejores restaurantes y cafés del país. Es un buen lugar de aclimatación. Con un par de días se puede explorar el contraste entre la ciudad antigua, con la plaza Khast Imam como centro espiritual y el bazar Chorsu como centro mundano, y la ciudad nueva, construida en puro estilo soviético.

Taskent

Dos días en el valle de Fergana pueden invertirse en la bonita Kokand y los pueblos de artesanías de Rishtan y Marg’ilon (donde hicimos la mayoría de compras), pero de esta manera difícilmente uno podrá hacerse una idea cabal de esta región, la más tradicional del país, donde parece que el islam se practica con más ortodoxia, y también la más convulsa, fruto de la división artificial del valle entre tres países. En particular, la visita de medio día a Andiyán no valió la pena. Para hacerse una idea mínimamente cabal de lo que esta ciudad u otras como Namangán significan en el contexto del valle, de Uzbekistán o de Asia Central, suponemos que hay que dedicarles más tiempo y enfocar la visita debidamente, pero no somos ni sociólogos ni antropólogos. Kokand fue nuestra base en Fergana, pues a pesar de estar en un extremo del valle, es una ciudad histórica, lo que nos pareció que haría la estancia más agradable.

Marg’ilon

La República de Karakalpakia contiene el mayor número de sitios arqueológicos pertenecientes a la antigua y poco conocida civilización zoroastriana de Corasmia, la cual, durante la segunda mitad del primer milenio a.C. y la primera mitad del primer milenio, fue un próspero oasis agrícola, defendido del ataque nómada por un sofisticado sistema de fortalezas de adobe. Dos días (y una noche) en Karakalpakia pueden distribuirse el primero en Nukus (Museo de Arte Savitsky y necrópolis de Mizdakhan) y el siguiente en un tour hacia Jiva que se detenga en varias de estas fortalezas del desierto (el estado de conservación no es óptimo pero todas son impresionantes). Karakalpakia es el hogar de los karakalpakos, una de las minorías étnicas turcas de Asia Central, aunque nos pareció que, después de la experiencia soviética y las décadas de independencia, poco queda de su estilo de vida feudal y su cultura tradicional. También es herencia soviética uno de los mayores desastres ambientales causados por el hombre: la desaparición del mar de Aral, que decidimos no visitar por no regodearnos en tal catástrofe por muy instagramable que sean los barcos abandonados en medio de un desierto.

Ayaz Qala

Al sur del río Amu Daria, el oasis de Jiva era el último lugar de descanso de las caravanas de la Ruta de la Seda antes de cruzar el desierto hacia Persia. Itchan-kala, la ciudadela interior, está protegida por una muralla de 10 metros de altura. Larga es la lista de todas las mezquitas, madrazas, mausoleos, santuarios o palacios que se conservan aquí dentro; la mayoría, construcciones de los siglos XIX y XX. Jiva desprende cierto aire a “ciudad-museo” pero su conjunto monumental resulta imprescindible.

Recomendamos dedicar a Jiva día y medio. El primero, íntegramente a Itchan-kala; el otro medio, a Dichan-kala.

Jiva

Bujará es la ciudad medieval más completa de Asia Central y su tejido urbano, conformado por laberínticos callejones, se ha conservado intacto en su mayor parte, lo que la convierte, en nuestra opinión, en la ciudad más interesante de las tres que visitamos, la más “viva”. Además de importantísimo centro económico y cultural de la Ruta de la Seda, Bujará fue el principal centro de teología islámica en Oriente Próximo, con casi 200 mezquitas y más de 100 madrazas. Sus abundantes monumentos ilustran todas las etapas en la variada historia de la ciudad, entre los que destacan la tumba de Ismail Samani, obra maestra de la arquitectura musulmana del siglo X, y varias madrazas del siglo XVII.

Recomendamos dedicar a Bujará dos días y medio. Los dos primeros centrados por completo a la ciudad, mientras que el último medio se puede pasar en el palacio Sitori-i-Mokhi Khosa y el memorial Baha-ud-din Naqshband Bokhari.

Bujará

Pocas ciudades tienen la resonancia mítica de Samarcanda, capital de Tamerlano, encrucijada de las grandes rutas comerciales que atravesaban Asia Central, crisol de culturas del mundo entero. Mucho se ha perdido a lo largo de la turbulenta historia de la ciudad, y la Samarcanda fantaseado por el viajero y la real es imposible que coincidan. Aun así, el Registán y los principales monumentos conservan aún todo el sabor del espléndido pasado del lugar.

Recomendamos dedicar a Samarcanda tres días. Dos y medio para la ciudad y medio para la excursión a Shahrisabz.

Samarcanda

Los alojamientos

Taskent (1): Aster Hotel Group

Hotel situado en un barrio tranquilo con bastante oferta de cafés y restaurantes pero a 1,5 kilómetros de la estación del metro; a veces el paseo se hace un poco largo.

Edificio moderno, habitación muy amplia y cómoda, personal amable y dispuesto a ayudar.

Lo peor del hotel fue el desayuno: una mezcla de pizza y pasta con cruasanes y tostadas. Debería tener mejor calidad aunque se sacrificase abundancia.

Aun así, la relación calidad-precio es normal, visto el precio de los hoteles en la capital.

Aster Hotel Group

Taskent (2): Grand Tashkent Hotel

Utilizamos este hotel para dormir unas horas antes de salir para el aeropuerto.

El hotel está situado en una barrio tranquilo aunque el edificio y las habitaciones parecen algo avejentados.

El personal fue de trato amable y dispuesto a ayudar.

Kokand: Silk Road Kokand Hotel

Este hotel no es perfecto, pero merece la máxima valoración por su personal, especialmente su Marketing Manager, que se desvive por solventar cualquier situación, y por aconsejar y organizar las visitas por la zona.

El hotel es un edificio nuevo, con habitaciones muy amplias y cómodas.

Situado a 1,5 kilómetros del Palacio, nos ofrecieron un coche de cortesía cada vez que quisimos movernos por la ciudad.

El desayuno, tipo buffet, es correcto y se renueva rápidamente.

Lo recomendamos completamente.

Silk Road Kokand Hotel

Nukus: Jipek Joli Inn

Situado cerca del museo Savitsky en una zona sin ningún tipo de encanto o interés (como el resto de la ciudad).

El personal era poco eficiente y, en algún caso, incluso antipático.

La habitación (en el anexo) era nueva y amplia, sin pasar de estándar.

 El desayuno, bastante pobre incluso para los bajos parámetros del país.
Con todo, seguramente sea la opción menos mala en Nukus.

Jiva: Zukhro Boutique Hotel

Buena situación en Itchan Kala, al lado de la muralla y entre las puertas Norte y Oeste.

Personal atento pero sin pasarse. Habitación estándar. Desayuno no pasa de correcto.

Ciertos detalles en la limpieza y mantenimiento dejaban que desear: hongos en la cortina del baño, suciedad en los conductos de ventilación…

Preciosa terraza con vistas pero poco habilitada.

Creemos que debería calificarse como hostal, no como hotel y, mucho menos como boutique hotel.

Zukhro Boutique Hotel

Bukará: Amulet Hotel

Excelente ubicación, precioso hotel ubicado en una antigua madraza, hermoso y acogedor, bien mantenido, se nota el cariño en cada detalle. El personal es amable y profesional.

La habitación es confortable, decorada con gusto. El desayuno, completísimo y variado.

Samarcanda: Jahongir Guest House

Situado a 5 minutos a pie de la plaza del Registan. Zona perfecta para visitar la mayoría de lugares de la ciudad pero con una oferta gastronómica muy pobre: toca ir en taxi a cenar.

Habitaciones alrededor de dos patios y con varias zonas comunes donde descansar.

Habitación de tamaño medio al igual que el baño. Funcional y cómodo. Con A/C y nevera.

Desayuno buffet correcto (a pesar de cobrar el espresso a parte).

Buen servicio.

Jahongir Guest House

Los desplazamientos

A fecha del viaje fue posible comprar online todos los billetes de tren que necesitamos, menos uno, a través de la web de los ferrocarriles uzbekos.

A la hora de seleccionar los desplazamientos, había que escribir los nombres de las ciudades en ruso; nada que con el traductor de google no se pueda resolver.

Los trenes están en buen estado y son puntuales.

El trayecto Jiva–Bujará, además del único que no pudimos comprar por internet, es con diferencia el más pesado. La opción de un compartimento para dos asegura disponer de aire acondicionado. En el resto de opciones, según la época en que se viaje, hay que prepararse para pasar mucho calor y apretarse un poco… el compartimento es para cuatro adultos, porque los niños no cuentan, y resulta que cada familia tiene unos 20 niños que también viajan…

Tren en Uzbekistán

De Taskent a Nukus volamos con Uzbekistan Airways: todo correcto.

Dos de los desplazamientos los hicimos en coche:

El primero, Nukus – Jiva, para el que contratamos un tour que nos permitió visitar de camino las fortalezas del desierto de Corasmia.

El segundo, Bujará – Samarcanda. Quisimos visitar algunos sitios en el camino a Samarcanda (palacio Sitori-i-Mokhi Khosa, minarete Vobkent, centro de artesanía de Gijduvon y caravasar Rabati Malik), pero no vale la pena, habiendo un tren rápido, darse esa paliza de viaje que se hace eterno. Lo mejor es visitar el palacio y volver a Bujará a tomar el tren.

Las actividades

Contratamos con Ayim Tour el tour de las fortalezas del desierto. Respecto del tour estándar que consta en su web, pedimos sustituir una de las cinco fortalezas por la reserva natural Badai-Tugai, lo que aceptaron.

También nos gestionaron, con una comisión, la compra de los billetes de tren Jiva-Bujará, que nos resultó imposible comprar a través de la web.

En cuanto al tour, tanto el guía como el conductor nos parecieron agradables y profesionales, y con el guía la comunicación en inglés resultó fácil. No obstante, consideramos que por el tipo de yacimiento y las explicaciones que se pueden ofrecer, no vale la pena pagar el suplemento de guía.

La valoración negativa del tour es debida a estos factores:

  • En primer lugar, el precio. A lo largo del viaje, tuvimos ocasión de disponer de un coche con conductor en otras regiones del país, y el precio que cobra Ayim Tour, sólo por el coche con conductor, nos parece escandalosamente caro en comparación.
  • En segundo lugar, pedimos de manera específica visitar la reserva Badai-Tugai. La visita del lugar se limitó a un cercado donde están encerrados algunos ciervos endémicos. La cosa no duró más de 15 minutos. Cuando preguntamos si eso iba a ser todo, nos contestaron que sí, porque de lo contrario, no íbamos a llegar a tiempo a Jiva. Pero al final llegamos a Jiva a las 16:30 cuando, de acuerdo con el programa de la web, se llega a Jiva a las 19:00 aproximadamente. Así que consideramos que podríamos haber dedicado al menos una hora más al lugar.

Por último, no podemos dejar de mencionar una incidencia que tuvimos con la agencia al volver. Publicamos en tripadvisor una primera opinión del tour, focalizada en el guía, que no fue del agrado de la agencia, que, en privado, nos ofreció devolvernos el precio del guía a cambio de borrar la primera opinión y escribir una nueva con una valoración de 4 sobre 5…

Bujará